miércoles, julio 06, 2005

Los Serrano. Garrulos al cubo

Me gustan los Serrano, lo reconozco. Todos los miércoles disfruto con las aventuras y desventuras del Fiti, Bonilla, Resines y su familia “numerosa”. No he seguido la serie desde su comienzo, un día me puse a verla y desde entonces lo he hecho todas las semanas. Pero hay algo que no me gusta nada, es una serie sexista. Sí, sexista hasta la medula. Me explico: las mujeres son todas inteligentísimas, desde la más anciana hasta la más pequeña, no hay una sola mujer tonta; si bien la abuela puede ser la que menos luces tenga, pero se le atribuye fácilmente a la edad. Las madres, profesoras y con buenos sueldos y las dos hijas de Lucía, Eva y Tete, muy buenas estudiantes. Incluso la amiga gordita de Tete no parece tener mayores problemas con los estudios. Los hombres, encabezados por su líder natural, Santiago (Bonilla), seguido de su hermano Diego (Resines) y Fiti, dos taberneros y un mecánico, forman el Clan del Oso Cavernario. Son una banda de neandertales todos ellos, y me quedo corto, y es que no hay un solo hombre inteligente en toda la serie, siendo el más bruto Santiago, que es el que lo lía todo y convence a los demás, que por cierto, se ha ido haciendo más bruto cada temporada. El único que parecía tener ciertas dotes intelectuales era Marcos (Fran Perea), el hijo mayor de Diego, por aquello de que leía poesía, componía canciones y tocaba la guitarra; pero el hombre no es malo por naturaleza, es el medio que le rodea el que le hace como es, total que ha terminado tan cenutrio como el resto de sus amigos y de su familia, algo se le tenía que pegar. Ni siquiera se salva Curro, el benjamín, que ya comienza a dar muestras de garrulidad a temprana edad. Podría parecer que con Guille aun quedaban esperanzas para el género homo, pero no nos engañemos, no es lo mismo ser listo que ser un listo. El único personaje de la serie que aún no ha hecho el canelo, al menos yo no lo he visto, es el psicólogo, Fermín o Fernando, según el caso, pero su cara redonda y su calvicie le quitan todo rasgo intelectual al personaje, presentándolo como un tipo bonachón y simpático, muy alejado de la figura de Sigmund Freud y mas parecido a Manolo cabeza bolo.

Me pregunto que pasaría si los papeles de la serie estuvieran cambiados. Ellos, profesores o empresarios, aunque es difícil imaginarse a Bonilla como catedrático de Historia, y ellas como amas de casa o charcuteras. Vamos, los colectivos feministas de este país pondrían el grito en el cielo, y no tardaría en desaparecer la serie de televisión. Bien, ¡pero es que el sexismo no es solo para las mujeres, coño! Una serie como esta que ven tanto adultos como pequeños, debería de tener cierto valor pedagógico y educativo, promoviendo valores como la igualdad de sexos. Y desde luego eso no queda muy representado en la serie que digamos… ¿Qué ejemplo se les da a los jóvenes con esto? ¿Qué si eres chico no sirves para estudiar? ¿Qué los estudios son para chicas? ¿Qué las mujeres son inteligentes y los hombres tontos y celosos?

En fin, la serie parece haber llegado a su techo la temporada pasada y ésta nueva no es más que una repetición de los mejores episodios una y otra vez. Comprendo que con Resines con la pata quebrada es difícil cambiar los guiones, pero si continúa el año que viene, los guionistas deberían de ponerse las pilas y probar nuevas ideas, porque la serie adolece ya de cierto cansancio visual para el espectador. La trama de los últimos capítulos es siempre la misma y se resume en una palabra: el malentendido. Sí, los hombres carentes del más mínimo soplo de inteligencia, son como niños, interpretan la realidad de una manera paranoica, por no decir cercana a la esquizofrenia. Y las mujeres que son unas santas son las que tienen que sufrir las consecuencias. ¿Pero ustedes se creen que existe una pareja así en la vida real? Sí, ya se que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer, pero nunca he visto que detrás de un garrulo haya una mujer inteligente, en todo caso habrá otra garrula, porque Dios los cría y ellos se juntan

Yo por mi parte, veré los Serrano hoy por la noche.

10 Comments:

Anonymous José Manuel said...

Completamente de acuerdo contigo. Se puede decir más alto pero no más claro.
La falta de ideas nuevas en esta serie ha hecho que de mi mando salga humo con el zapping buscando algo decente la noche de los miércoles. Si a eso añadimos que la serie "Aquí no hay quien viva" emite episodios repetidos, la tarea se convierte en algo imposible.

jueves, 07 julio, 2005  
Blogger Jordi said...

El día que me trague una serie como "Los Serrano" sabré que ha llegado el momento de tirar mi televisor a la basura... De hecho, ya le dediqué una entrada "crítica" en mi blog, pero bueno, sobre gustos no hay nada escrito.
Oye, Antonino, a lo mejor se te está cayendo el pelo, pero... ¿nadie te ha comentado que te pareces un huevo a Isaac Asimov? ;)

jueves, 07 julio, 2005  
Blogger antonino said...

Parece que ayer fue el último episodio de la temporada. Bueno descansaremos un poquito hasta la próxima. Y sí, Jordi me has pillao, jejejeje

jueves, 07 julio, 2005  
Anonymous Anónimo said...

Pero hombre de dios!!!... YO que te creía un hombre tan inteligente y ve a los Serrano!!.. No puede ser!!... No son más interesanteslos documentales de la 2??...jejeje

jueves, 07 julio, 2005  
Anonymous Andrea Recol said...

Eso se llama discriminación positiva. Soy partidaria de este tipo de discriminación aunque sea en una serie televisa, porque para discriminación negativa tenemos las mujeres la vida entera.

Besos Andrea

jueves, 07 julio, 2005  
Blogger antonino said...

La discriminación positiva se debe aplicar en medidas puntuales, no en una serie televisiva que llega al público general, en especial a los jovenes y que debe mostrar modelos de convivencia y de igualdad de sexos y oportunidades. Lo que pasa es que en este pais no hay colectivos de hombres que protesten por estas cosas, una herencia del machismo individualista hispánico...

viernes, 08 julio, 2005  
Anonymous Misósofos said...

Soy especialmente poco dado a ver la televisión, y lo cierto es que esa serie... Me gusta.
Tienes mucha razón. Parece que el feminismo no exista de forma paralela al machismo, y nosotros; tampoco nos preocupamos mucho por el "papel degradante del hombre."
Al menos en esta serie no sale una chacha andaluza... ¿O sí?

domingo, 10 julio, 2005  
Blogger antonino said...

Uhm, sí, médico de familia...Que bueno, con la Juani.Ahora seguramente sería una filipina o una colombiana...

domingo, 10 julio, 2005  
Anonymous Anónimo said...

Seguro que no, los guionistas tienen pocos datos del perfil de las filipinas para ridiculizarlas suficientemente. Siempre será más fácil y hasta más "universal" poner a una andaluza haciendo de tontorrona sirviendo a señoritos intelesstuales, además parece que con estas no va aquello que se mencionaba más arriba de la discriminación "positiva". Al contrario, simprre !nejativo!. Pero en fin, lo negativo o lo positivo siempre dependerá de donde puñetas pongamos el 0 y el 0 lo movemos epiléptica y episodicamente deacuerdo con el comecocos politica o socialmente correcto del momento y siempre se defiente el lado supuestamente "positivo" histéricamete.La cosa es discriminar.

por mí a los serranos les podían hacer un capitulo que se llamara, "Los serrano: Ultimo viaje en el Titanic!"

Mu chula la mascotilla.

Chao!

lunes, 11 julio, 2005  
Blogger antonino said...

Pues tengo malas noticias para vosotros, ahora empiezan a repetir capítulos anteriores. Supongo que pasa en todas las cadenas, y es que en verano la tele es un asco. Que razón tenía el maestro "Pumares", antes de caer en el reverso tenebroso, y es que en verano es cuando uno tiene tiempo de ver la televisión y sin embargo es cuando todos los famosillos de la tele se van de vacaciones, poniendo en su lugar programas infectos. Ahí está la María Teresa Campos; una cosa es que se coja un mes de vacaciones, pero coño, con lo que gana y no la vemos hasta septiembre o octubre, ni que fuera maestra... Si al menos echarán una buena película...

jueves, 14 julio, 2005  

Publicar un comentario

<< Home